En el país los clientes regulados están sometidos a diferentes tipos de facturación los cuales son determinados por el voltaje al que están conectados a las redes de distribución y la demanda máxima o energía consumida en un mes. Los clientes pueden elegir libremente cualquiera de las opciones tarifarias, con las limitaciones establecidas en cada caso y dentro del nivel de tensión que les corresponda. Los distribuidores están obligados a aceptar la opción tarifaria que los clientes elijan.

En la actualidad existen siete tipos de facturación de las cuales cuatro pertenecen a baja tensión que comprende clientes conectados a niveles de voltaje inferiores a los 1,000 voltios, las tres restantes están definidas para los clientes conectados en media tensión. En una entrega anterior abordamos los tipos de tarifas aplicables a los clientes en baja tensión (voltaje inferiores a los 1,000 voltios), en esta entrega hablaremos sobre las tarifas aplicables a los clientes conectados a niveles de tensión igual o mayor a los 1,000 voltios y menores o igual a los 34,500 voltios.

Son clientes en media tensión aquellos que están conectados a redes cuyo voltaje es inferior o igual a 34,500 Volts y superior o igual a 1,000 Volts.

En media tensión regirán las tarifas MTD y MTH, que serán iguales en estructura y condiciones de aplicación a las tarifas BTD y BTH, respectivamente, difiriendo sólo en los precios unitarios correspondientes.

Los consumos correspondientes a clientes de media tensión podrán ser medidos en baja tensión, aplicándose en este caso sobre los cargos por energía y potencia de la tarifa correspondiente, un recargo por pérdidas de transformación igual a un 1%.

La tarifa MTD tiene dos variantes la MTD-1 y la MTD-2. La MTD-1 puede aplicar a cualquier tipo de cliente conectado a media tensión, en cambio la opción tarifaria MTD-2 está reservada para las zonas francas y todos los sectores industriales del país (que procesen materias primas).

La tarifa MTD-1 (media tensión con potencia máxima)

 Esta tarifa está definida para los clientes en media tensión, es decir, aquellos que están conectados a redes a un nivel de tensión inferior a 34,500 Voltios y superior o igual a los 1,000 voltios, y sólo podrán optar por las tarifas de media tensión, aquellos clientes cuyos suministros estén interconectados en media tensión y cuya potencia conectada sea igual o mayor a 50 KVA para suministros monofásicos, y de 75 KVA para suministros trifásicos. En ambos casos, el cliente deberá contratar con la empresa de distribución, como mínimo, el 60% de la potencia conectada. La tarifa MTD-1 se les aplicará a los usuarios residenciales y comerciales interconectados en media tensión.

Los cargos aplicables al tipo de tarifa MTD-1 son los siguientes:

a)    Cargo fijo mensual.

El valor correspondiente se aplicará incluso si el consumo del cliente es nulo.

b)    Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

c)    Cargo por potencia máxima.

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima del cliente en kilowatt por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo.

 

MTD-2 (Media tensión con demanda 2)

Podrán optar por estas tarifas los clientes en media tensión, es decir, aquellos que están conectados con su empalme a redes cuyo voltaje es inferior o igual a 34.5 kV y superior o igual a 1.000 Voltios, sólo podrán optar por esta tarifa aquellos clientes cuya potencia conectada sea igual o mayor a 50 KVA para suministros monofásicos, y de 75 KVA para suministros trifásicos. En ambos casos, el cliente deberá contratar con la empresa de distribución como mínimo el 60% de la potencia conectada. La variante de la tarifa MTD-2 se aplicará sólo a la asignación inicial del artículo 4 de la Resolución 237-98, a las zonas francas y a todos los sectores industriales del país (que procesen materias primas).

Los cargos aplicables al tipo de tarifa MTD-1 son los siguientes:

a)    Cargo fijo mensual.

El valor correspondiente se aplicará incluso si el consumo del cliente es nulo.

b)    Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

c)    Cargo por potencia máxima.

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima del cliente en kilowatt por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo.

 

MTH (media tensión con potencia máxima horaria)

Podrá optar por estas tarifas cualquier cliente en media tensión, es decior, aquellos que están conectados a redes cuyo voltaje es inferior o igual a 34.5 kV y superior o igual a 1.000 Voltios.

Los cargos aplicables al tipo de tarifa MTH son los siguientes:

a)    Cargo fijo mensual.

Es independiente del consumo del cliente y se aplicará incluso si dicho consumo es nulo.

b)    Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

c)    Cargo por potencia máxima.

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima del cliente en kilowatts por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo.

d)    Cargo por potencia máxima en horas de punta

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima en horas de punta del cliente en kilowatts por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo; las horas de punta son aquellas donde se registra la demanda máxima de potencia del sistema eléctrico nacional.

Es importante conocer qué tipo de contrato tenemos porque los montos a pagar por energía y cargo fijo para cada tipo de tarifa pueden variar significativamente de un tipo de factura a otra.

Las Empresas Distribuidoras de Electricidad presentaron los siguientes resultados en el período enero – mayo 2015 (las comparaciones que se presentan respecto al año 2014,refieren específicamente al período de enero – mayo de ese año):

• Compraron 5,121.2 GWh, 3.9% más energía que en el mismo período del año anterior.

• El precio medio de compra y de venta de energía se situaron en 12.73 y 17.68 USCents/kWh respectivamente (disminuyendo en 3.89 USCents/kWh y 0.86 USCents/kWh respectivamente, con relación al mismo período del 2014).

• La factura por compra de energía ascendió a US$659.1 MM (para una reducción de 20.4% respecto a 2014), mientras que la facturación por venta de energía fue de US$ 618.0 MM (1.3% más que en 2014).

• Las pérdidas de energía (año móvil) se situaron en 31.5%.

• Los cobros por concepto de energía se situaron en US$596.8 MM, siendo US$2.8 MM más que el 2014 y representando un aumento de 0.5%.

• El Índice de cobranza (año móvil) fue de 95.3%.

• El C.R.I. (año móvil) fue de 65.3%.

• El índice de recuperación de energía (año móvil) fue de 65.5%

• Los Gastos Operativos fueron de US$146.1 MM.

• Se ejecutaron inversiones por US$59.8 MM, disminuyendo US$20.1 MM con respecto al 2014.

Descargar Informe Completo

En el país los clientes regulados están sometidos a diferentes tipos de facturación los cuales son determinados por el voltaje al que están conectados a las redes de distribución y la demanda máxima o energía consumida en un mes. Los clientes pueden elegir libremente cualquiera de las opciones tarifarias, con las limitaciones establecidas en cada caso y dentro del nivel de tensión que les corresponda. Los distribuidores están obligados a aceptar la opción tarifaria que los clientes elijan. 

En la actualidad existen siete tipos de facturación, de las cuales cuatro pertenecen a baja tensión que comprende clientes conectados a niveles de voltaje inferior a los 1,000 voltios. En esta entrega abordaremos los tipos de tarifas aplicables a los clientes en baja tensión y en un próximo artículo hablaremos sobre las tarifas aplicables a los clientes conectados a niveles de tensión mayores a los 1,000 voltios.

Son clientes en baja tensión aquellos que están conectados a redes cuyo voltaje es inferior a 1,000 Volts. Las mismas se dividen en baja tensión simple (BTS), baja tensión con potencia máxima (BTD) y baja tensión con potencia máxima horaria (BTH).

La tarifa BTS (Baja tensión simple), la cual se divide en BTS-1 y BTS-2, comprende los siguientes cargos, que se sumarán en la factura o boleta del cliente:

a) Cargo fijo mensual.

Es variable dependiendo del consumo del cliente, y se aplicará incluso si dicho consumo es nulo.

b) Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

BTS-1 (Baja tensión simple 1). Esta tarifa está definida para los clientes conectados en baja tensión, es decir, aquellos con nivel de tensión inferior a 1,000 Voltios, y que su potencia sea inferior a 10 kilowatts; este tipo de tarifa solo es aplicable a clientes residenciales.

BTS-2 (Baja tensión simple 2). Esta tarifa está definida para los clientes conectados en baja tensión, es decir, aquellos con nivel de tensión inferior a 1,000 Voltios, y que su potencia sea inferior a 10 kilowatts; la única diferencia de este tipo de tarifa con la BTS1 es que la misma es aplicable a consumos comerciales.

La tarifa BTD (Tarifa en baja tensión con potencia máxima). Esta tarifa está definida para los clientes en baja tensión, es decir, aquellos que están conectados a redes a un nivel tensión inferior a 1,000 Voltios y puede optar por ella cualquier tipo de cliente sea este comercial o residencial; comprende los siguientes cargos que se sumarán en la factura o boleta del cliente:

a) Cargo fijo mensual.

El valor correspondiente se aplicará incluso si el consumo del cliente es nulo.

b) Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

c) Cargo por potencia máxima.

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima del cliente en kilowatt por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo.

BTH (Baja tensión con potencia máxima horaria). Para esta tarifa aplican los clientes en baja tensión, es decir, aquellos que están conectados con su empalme a redes a un nivel tensión inferior a 1,000 Voltios y por ella puede optar cualquier tipo de cliente sea este comercial o residencial; comprende los siguientes cargos que se sumarán en la factura o boleta del cliente:

a) Cargo fijo mensual.

Es independiente del consumo del cliente y se aplicará incluso si dicho consumo es nulo.

b) Cargo por energía.

Se obtendrá multiplicando los kilowatts-hora de consumo de energía por su precio unitario.

c) Cargo por potencia máxima.

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima del cliente en kilowatts por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo.

d) Cargo por potencia máxima en horas de punta

Se obtendrá multiplicando la potencia máxima en horas de punta del cliente en kilowatts por su precio unitario y se aplicará incluso si el consumo de energía es nulo; las horas de punta son aquellas donde se registra la demanda máxima de potencia del sistema eléctrico nacional.

Es importante conocer qué tipo de contrato tenemos porque los montos a pagar por energía y cargo fijo para cada tipo de tarifa pueden variar significativamente. Como ejemplo hacemos la comparación de las tarifas BTS-2 y BTD: el cargo fijo aplicado en el mes de abril del 2015 en la tarifa BTS-2 fue de unos RD$137.25 mientras que este valor para el tipo de tarifa BTD fue R$224.53 representando una diferencia de RD$86.86; del mismo modo el costo del kilowatts-hora para la tarifa BTS-2 se incrementa de manera progresiva según aumenta el consumo, de su lado la tarifa BTD mantiene el mismo valor para todos los kilowatts-hora consumidos; para la tarifa BTS-2 en el mes de abril 2015 el costo del kilowatt-hora fue de RD$5.87 para los primeros 200 kilowatts consumidos, RD$8.62 para los siguientes 100 kilowatts, RD$11.30 para los siguientes 300 kilowatts, y en caso que el consumo pase de los 701 kilowatt-hora todo el consumo será cobrado a RD$11.49; de su lado el costo del kilowatt-hora para la tarifa BTD fue de RD$7.37. En el caso de la potencia máxima la tarifa BTS-2 no presenta cargo por este concepto, en cambio para el tipo tarifario BTD el cargo por potencia máxima es de unos RD$993.99 por kilowatt.

La Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) aspira que las discusiones sobre el Pacto Eléctrico se reactiven lo más pronto posible y se pueda culminar con un gran acuerdo nacional que permita tener en el menor tiempo, un sistema eléctrico de calidad, estable, 24 horas de servicio al día, y a precios competitivos.

La ADIE aún no entiende cuales han sido las razones que han provocado un retraso tan prolongado para dar inicio a las mesas de discusiones del pacto eléctrico. Primero, tardamos dos años para que el gobierno emitiera el decreto que daba inicio al proceso; y ya emitido el decreto en enero pasado, se ha vencido el plazo de los 6 meses que se había planteado para finalizar las discusiones. La sociedad y todos los sectores involucrados en el proceso necesitan una respuesta en este sentido.

Milton Morrison, Vicepresidente Ejecutivo de la ADIE dijo que las discusiones del pacto eléctrico deben convertirse en un ejercicio de transparencia y sinceridad desinteresada. “Esperamos que los participantes en los debate se guíen por el sentido común y el interés general, que es el propósito que mueve a la ADIE desde hace dos años a reclamar la realización del mismo.

La organización que reúne a las principales empresas del sector generador espera que el pacto sirva para solucionar definitivamente problemas como el de las pérdidas financieras de las empresas distribuidoras, y el déficit financiero del sector.

“El Pacto debe proveer las herramientas necesarias para reducir el déficit financiero del sector. Por ejemplo, la deuda del gobierno con el sector generador privado que en la actualidad supera los US$850 millones tiene consecuencias no solo para las empresas privadas de generación, sino para el gobierno y por ende para toda la sociedad. Esa deuda es fruto del déficit que tienen las distribuidoras, motivado por sus pérdidas, tanto técnicas como no técnicas. Si se mantienen las pérdidas en torno al 32% y si no se ataca ese problema no habrá solución posible para el sector, por mucha energía barata que se consiga poner en el mercado” afirmó el ejecutivo de la ADIE.

“El año 2015 no pudo ser mejor para lograr un Pacto Eléctrico, ya que las circunstancias externas como la reducción de los precios del petróleo han permitido condiciones favorables para el sector eléctrico. Se ha reducido el monto del subsidio a la tarifa, y se ha reducido el costo promedio de la generación permitiendo que la facturación mensual de las distribuidoras haya disminuido” explicó Morrison.