La Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) informa que las unidades de generación que forman parte de esta asociación han estado disponibles para cubrir la demanda de las Empresas Distribuidoras de Electricidad.

En la semana del 18 al 24 de julio las empresas distribuidoras dejaron de suministrar a la población más de 16 millones de kilovatios-hora por apagones programados mientras que, en este mismo período, las empresas generadoras tuvieron en disposición más de 19 millones de kilovatios-hora que las distribuidoras no adquirieron para proveer en sus áreas de concesión.

La información de que los clientes de una empresa distribuidora han recibido en lo que va de mes 5,948 horas de interrupciones tampoco corresponde con la realidad pues esta cantidad de horas equivaldría a 247 días u ocho meses consecutivos de apagones sin una sola hora de servicio eléctrico, lo cual no ha sucedido.

La mayor parte de las centrales que fueron presentadas en la prensa como indisponibles se encuentran generando según datos extraídos del Organismo Coordinador (OC), y las que están fuera de servicio están en mantenimiento programado desde el 2015.

Los datos de los organismos rectores del sistema eléctrico en la semana del 18 al 24 de julio muestran que AES Andrés, Los Mina VI, Itabo I e Itabo II y todas las centrales de EgeHaina están en total disponibilidad. La unidad San Felipe también está disponible en el mercado spot.

Solamente CESPM 2 ha estado en mantenimiento correctivo y su capacidad instalada es de 100 Megavatios.

 

La ADIE reitera su compromiso de producir la energía que necesita el país, como hasta ahora lo ha hecho, a pesar de las circunstancias adversas que se puedan presentar. 

 Los planteamientos de la necesidad de un pacto fiscal han iniciado antes de la firma del pacto eléctrico lo que genera preocupación en algunos sectores que entienden que el pacto eléctrico debe darse por terminado antes de iniciar discusiones para el fiscal.

 El problema eléctrico ha sido durante décadas uno de los principales problemas financieros para el Estado, por ende la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) considera que el pacto eléctrico debe preceder el pacto fiscal ya que la solución a este problema redundaría en grandes beneficios para la economía nacional.

 Milton Morrison, vicepresidente de la ADIE, explica que de no establecerse ese sentido de prioridad el país llegaría a un pacto fiscal sin saber qué cantidad de recursos se necesitan para cubrir, por ejemplo, el déficit en la tarifa eléctrica, en caso de que el gobierno no desee aplicar la trafica técnica de inmediato. También el gobierno carecería de información para identificar los recursos que se necesitarían para el subsidio eléctrico correspondiente al Bonoluz y no se sabría cuáles son los montos que necesitaría la distribución eléctrica para reducir las grandes pérdidas que actualmente rondan entre el 31% y 33%.

 Estudios preliminares indican que para reducir las pérdidas en distribución se necesitan alrededor de 50 millones de dólares anuales. “En caso de que se quiera reducir un 3% estamos hablando de una inversión de 150 millones de dólares anuales, los cuales  deben estar estipulados en los presupuestos”, indicó Morrison.

 El pacto eléctrico y la posterior solución a la crisis en el sector redundarían además en la reducción del gasto público ya que el Estado tendría una carga menor en cuanto a lo que son las trasferencias al sector.

 El ciudadano como consumidor también experimentaría mejorías en su economía personal ya que, al recibir un servicio 24 horas a precio competitivo, no tendría que utilizar costosas alternativas para suplir la energía que no se le suministra.

 “Por lo tanto sería un contrasentido comenzar a discutir un pacto fiscal sin antes haber concluido con la firma del pacto eléctrico el cual lleva ya un año de atraso”, concluye Morrison.

En un panel sobre gas natural, renovables y almacenamiento organizado en el marco de Semana Dominicana en EEUU (SemDomUSA) se planteó las dificultades de las distribuidoras de electricidad para cumplir con los pagos de la energía que compran como una razón que complica la atracción de inversión para avanzar con el desarrollo energético nacional.

El evento se celebró en el Virginia Tech, en las inmediaciones de Washington DC, donde la delegación participante en SemDomUSA tiene su primera parada.

Moderados por Rafael Velazco, presidente del Comité de Energía de Amchamdr, líder de la iniciativa; Andrés Gluski, presidente y director Ejecutivo de AES Corporation; Mark Konold, senior Fellow de Worldwatch Institute; y Tonci Bakovic, Especialista de Energía en Jefe de la Corporación Financiera Internacional (IFC), plantearon algunas ideas sobre el tema del panel.

Ver noticia completa - Hoy.com.do

Mientras que para el promedio de la economía los impuestos directos a la producción representan en promedio el 8% del PIB, este porcentaje es de 17% en el caso del sector de generación. Las empresas generadoras de electricidad realizan importantes aportes al fisco provenientes fundamentalmente del pago de los impuestos sobre la renta, impuesto sobre intereses, dividendos y otros ingresos, e ITBIS. En el 2012, estos pagos totalizaron RD$6,797.2 millones, equivalente al 2.5% del total de ingresos tributarios.

En el caso de las empresas generadoras, los impuestos sobre la renta constituyen la principal figura impositiva dentro del grupo de impuestos sobre los ingresos, llegando a representar en el 2012 el 69.7% del total de impuestos que las generadoras pagaron a la DGII por este concepto, y el 8.8% del total de impuestos sobre los ingresos de las empresas recaudados por dicha entidad. Un 24.5% del total de los impuestos sobre los ingresos de las generadoras provino del pago de dividendos, intereses pagados al exterior, pagos al exterior en general y otros, los que representaron el 6.1% del total de los impuestos por otros ingresos cobrados por la DGII.

Ver informe completo