El Vice presidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES), Ernesto Selman, expresó que la construcción de las generadoras a carbón serán insuficientes para zanjar el problema eléctrico en República Dominicana.


 

 Al margen de la presentación de resultados de la encuesta hecha por la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE) este miércoles 05, sobre competitividad profesional, Selman, indicó que el mayor problema que enfrenta el país es de distribución y no de generación, por lo que abogó por la búsqueda de soluciones que permitan reducir las pérdidas causadas por las deficiencias en la comercialización.

“Definitivamente lo que se requeriría  serian unas reforma estructurales de manera tal que hayan incentivos para minimizar esas pérdidas”, aseguró el vicepresidente de CREES.

Selman, enfatizó la necesidad de crear condiciones que permitan el desarrollo de dichos incentivos, elaborando un pacto eléctrico entre el sector público y privado, de trabajo conjunto para optimizar la distribución.

Asimismo, expresó que el manejo del sector eléctrico por parte de la administración pública, permite que se sigan produciendo cuantiosas pérdidas a raíz del suministro de subsidios, que permiten a su vez, la continuidad de las operaciones aunque de forma deficitaria.

En lo referente a las acciones conjuntas de ambos sectores, Selman explicó que la administración bilateral permitiría direccionar el enfoque para la solución del problema energético y de esa manera, corregir las fallas existentes.

“Hay que abocarse en un programa que incluya al sector privado en la distribución. Hoy día vamos en dirección contraria. La idea sería como transferir esto al sector privado, con algunas condiciones”.

Señaló como parte de las condiciones establecer un sistema de cobros eficiente y determinar el tiempo que permanecería el subsidio eléctrico, a fines de frenar el déficit que enfrenta este sector.

El problema del subsidio.

En ese sentido, Selmán explicó que el subsidio de la energía eléctrica, obliga al Estado y a los dominicanos a asumir un alto coste, no solo en la factura que pagan los consumidores, sino que se pagan con los impuestos de los contribuyentes.

Expresó que sumado al alto costo de la energía y al subsidio de 250 millones de dólares anuales, debe agregarse el coste de la autogeneración.

“Entonces tenemos unos costos que se ponen por encima de otros costos, por lo que en República Dominicana estamos pagando un precio sombra, el cual es mucho más caro si le sumamos el subsidio y el costo de la generación”.

Selman, agregó además que el país tiene costos medioambientales importantes, que no ha sido tomado en cuenta y que no se ha indicado en el análisis de costo.

Fuente: Acento

 

 

 

 

 

 

La ADIE destaca que, pese a ello, los niveles de pérdidas de distribución rondan el 36% y generan deudas, como la contraída con el sector generador, que alcanza los 850 millones de dólares


 La Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) afirmó que, en 2013, las distribuidoras de electricidad de la República Dominicana compraron la energía a los generadores a un precio promedio de 16.64 centavos de dólar por kilowatio/hora, mientras que éstas la vendieron a un precio promedio de 19.39 centavos de dólar el kilowatio/hora. De esta forma, el margen de beneficio promedio del sistema de distribución fue de aproximadamente 2.75 centavos de dólar por cada kilowatio/hora vendido.

De acuerdo a los datos ofrecido en el más reciente Informe de Desempeño de la CDEEE, la distribuidora EDEESTE compró energía a un precio promedio cercano a los 13.30 centavos de dólar y la vendió a 18.90; EDESUR la adquirió a un precio promedio de 18.09 centavos de dólar para venderla a alrededor de 20.35; y EDENORTE la obtuvo a un promedio de 18.65 centavos de dólar y la vendió a un promedio de 18.75.

Por otro lado, la ADIE dijo que sólo el 3% de la energía vendida a las distribuidoras en el 2013 fue generada con diésel que es el combustible más costoso. El 60% de la energía comprada por las EDEs se obtuvieron de fuentes como el agua, el carbón y el gas natural, a un precio menor a los 13 centavos de dólar el kilowatio/hora, “lo que es un muy buen precio promedio de generación”, afirmó Milton Morrison, Vicepresidente Ejecutivo de la asociación.

Morrison manifestó que las autoridades deben informar más a la población, explicándoles transparentemente la realidad del problema., “la población debe saber que si es cierto que se debe tener una generación con combustibles más económicos, también es muy cierto que el problema principal está en la distribución de electricidad, que tiene pérdidas sostenidas en los últimos 13 años que no bajan del 30% promedio por deficiencias en la gestión que se traducen en pérdidas.”.

El mejor ejemplo de cómo los precios de generación no son el factor decisivo del problema, a juicio del ejecutivo de la ADIE, es el de EDESTE. Compra la energía más barata de todas las distribuidoras (13.30 centavos de dólar el kilovatio/hora) y, a octubre del pasado año, tenía el mayor nivel de pérdidas de las tres, con un 36.6% de acuerdo al Informe de Desempeño de la CDEEE.

“Más claro no puede estar. Estamos de acuerdo con que hay que seguir invirtiendo en generar energía más barata, como se ha venido haciendo en el sector privado desde el año 2000 para reducir la dependencia de las fuentes más caras de un 90% al 45% actual de la matriz”, dijo Morrison. “Pero también hay que invertir fuertemente en reducir las pérdidas de distribución a niveles óptimos para que el sistema sea sostenible. Hay ineficiencia en las distribuidoras y hay que hacerlas eficientes, tanto a nivel de gestión como de su flujo de caja; si las distribuidoras no cobran se cae el sistema financieramente y esa es la razón de tener un subsidio eléctrico tan grande”, afirmó.

Como consecuencia de esa situación de ineficiencia en el sistema de distribución, las empresas que sirven electricidad a ciudadanos y empresas no cobran el monto de toda la energía facturada. Por ello, no reciben los recursos para cubrir, entre otras partidas, el total de la factura de energía comprada a las generadoras. De esa manera, se genera una deuda con dicho sector que, a enero de 2014 rondaba casi los 850 millones de dólares.

La ADIE se refirió a la preocupación que existe por el gran retraso con los pagos. “Se han acumulado hasta seis meses de facturas sin cobrar y creemos que hay que hacer un mayor esfuerzo para cambiar esta dinámica. Esta deuda que tiene el gobierno con los generadores corresponde a energía servida y consumida, y esos recursos están comprometidos para el pago del combustible comprado, al igual que para seguir operando las plantas, pagar a los acreedores y renovar las líneas de créditos que la propia deuda nos ha obligado a buscar y que ya están vencidas”. 

Cabe destacar que, a pesar del retraso que ha habido con los pagos, los generadores han seguido operando por el compromiso que siempre han tenido con la sociedad dominicana. “Sin embargo, la situación se ha convertido en insostenible ya que en múltiples ocasiones el gobierno ha prometido el pago y no se ha producido. Se ha hecho un nuevo anuncio y esperamos que se cumpla con los compromisos asumidos”, expresó el ejecutivo de la ADIE.

La Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) afirmó hoy que la deuda acumulada por el Gobierno con el sector eléctrico se elevó en el mes de enero a los 844 millones 270 mil dólares luego de haber disminuido en el mes de noviembre de 2013 a 751 millones 397 mil dólares. 

Page 22 of 23