Wednesday, 21 December 2016 16:49

ANTE UN RIESGO LATENTE QUE AFECTARÍA EL SUMINISTRO ELÉCTRICO NACIONAL

A propósito de informaciones que se han divulgado en los medios de comunicación respecto al Sistema de Devolución de los Impuestos Selectivos al Consumo de Todos los Combustibles Fósiles y Derivados del Petróleo, establecido mediante decreto 275-16, la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE) considera oportuno hacer las siguientes puntualizaciones:

-Se trata de una medida recaudatoria que drena la liquidez de las empresas generadoras, entidades que cumplen con la ley, con un impacto estimado de US$324 millones anuales, varias veces las ganancias netas del sector.

-Este monto de dinero, evidentemente desproporcionado, y las complicaciones existentes en el mismo decreto para que se produzca el reembolso exponen a nuestros asociados a serios problemas para la adquisición de combustibles y la cobertura de los costos operativos, con lo cual podríamos afrontar situaciones críticas para el normal suministro de energía eléctrica al mercado. 

-El Sistema de Devolución de los Impuestos Selectivos al Consumo de Todos los Combustibles Fósiles y Derivados del Petróleo ha sido impuesto en el contexto del interés del Gobierno de enfrentar el trasiego de combustibles, aunque es harto conocido que esta mala práctica no existe en la industria generadora de electricidad.

-Debido a que la medida busca, según el Gobierno, aplicar controles en los combustibles para los que existen exenciones fiscales, es oportuno aclarar que en el caso de las empresas generadoras la exoneración no constituye un beneficio para las mismas, sino que se concibió para mitigar el impacto de los costos de generación en el usuario final de la energía eléctrica.

-El combustible y la electricidad que producen las generadoras es fiscalizado por el Ministerio de Haciendas, el Ministerio de Industria y Comercio, la Superintendencia de Electricidad, la Dirección de Aduanas y el Organismo Coordinador. Por tanto este mecanismo pudo haberse implementado basado en las informaciones ya existentes sin afectar el flujo de caja de las empresas.

-Confirmamos que ciertamente hemos expresado por escrito nuestra preocupación por la medida a todos los entes del Gobierno relacionados con las áreas fiscal, tributaria, económica y eléctrica, presentando alternativas para cumplir con el decreto 275-16 sin exponer a las empresas eléctricas al descomunal riesgo de liquidez que enfrentarían.

Para la edificación y correcta orientación de la opinión pública y el público en general, es necesario dejar claro lo siguiente:

• Los generadores NUNCA han solicitado al Gobierno que les exoneren los impuestos del combustible que compran.

• La energía que venden los generadores a las distribuidoras es sin impuestos incluidos y la electricidad que consumen los clientes no tiene aplicado el ITBIS.

• Con la aplicación del decreto 275-16 el costo de compra de combustible se incrementa en alrededor de 50%, monto que los generadores no pueden traspasar a la tarifa, con lo cual se convierte en una pesada carga financiera.

• Como la aplicación del “drawback” no es más que una medida recaudadora coyuntural, ya que los impuestos adelantados que está cobrando el Gobierno serían devueltos inmediatamente, según se ha prometido, no entendemos la lógica y no nos queda claro en qué tiempo se hará efectiva tal devolución.

• El sobrecosto temporal que provoca el decreto 275-16 hará que las empresas generadoras compren menos combustible y los depósitos de reservas no tengan la misma cantidad de antes de la aplicación de la medida. Esto implica niveles de inseguridad del suministro.

-Apelamos a la comprensión del Presidente Danilo Medina y de todas esas instancias estatales correspondientes en procuras de preservar la estabilidad de la producción de energía como acompañante esencial del desarrollo, el crecimiento de la economía y la cotidianidad de los ciudadanos.